Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Llamanos

 

La muerte de un ser querido nos enfrenta a una nueva realidad, no podemos negar que aceptarlo es difícil y doloroso, pero así mismo es necesario. Cuando intentamos evadir este tipo de acontecimientos es fácil dejarnos llevar por malas decisiones, podemos incluso recurrir a actividades o terapias que nos alejan del dolor temporalmente, pero hay que saber que tarde o temprano, ese duelo se debe hacer y no hay que esperar a que sea tarde para recuperar nuestra vida.

Existen muchas herramientas profesionales que nos ayudan a vivir un duelo y a recuperarnos de este profundo dolor. El acompañamiento psicológico, por ejemplo, o con terapeutas expertos en duelo es muy beneficioso.

En otros casos, las personas deciden vivir la pérdida de su ser querido acercándose al camino espiritual o incluso, a las obras sociales para llenar el vacío de su corazón. Ninguna de esas estrategias es equivocada, siempre y cuando entendamos que no son un analgésico y que no hay remedio más efectivo para este dolor del alma, que el trabajo interno y la aceptación.

Desde mi experiencia como coach tanatológica, y viviendo de cerca los milagros que hace el cielo durante un proceso de duelo, les puedo asegurar que conozco los síntomas y las necesidades de un paciente que atraviesa por una pérdida, para que entiendan, por ustedes mismos, la importancia de realizar un duelo:

  • Cuerpo: Cambios en el apetito o el sueño, malestar estomacal, opresión en el pecho, llanto, músculos tensos, problemas para relajarse, poca energía, nerviosismo o problemas para concentrarse.

  • Pensamientos: Recuerdos felices de la persona que falleció, preocupaciones o arrepentimientos, o pensamientos de cómo será la vida sin esa persona.

  • Emociones: Tristeza, enojo, culpa, desesperación, alivio, amor o esperanza.

  • Espíritu: Pelear con Dios, cuestionar creencias religiosas o, por el contrario, una pérdida puede llevarnos a encontrar fuerza en la fe y llevarnos a descubrir significados y conexiones espirituales.

He encontrado en mi práctica profesional a pacientes que, aun teniendo las características anteriores, se encuentran en negación y evaden su pérdida. En búsqueda de un camino más fácil o por ocupar su mente, recurren a cursos de sanación, de ángeles, de milagros, etc., y no quiero decir que esto esté mal, ya que la búsqueda espiritual tiene un valor muy importante, pero sí quiero decir que no hay que escudarse en el aspecto espiritual para evitar vivir un duelo y ocuparse del cuerpo, los pensamientos y las emociones, porque cuando nos damos cuenta, hemos llegado al límite por haber ocultado un dolor que en algún momento se tiene que manifestar.

De alguna forma existe un miedo profundo a realizar el proceso de duelo porque nos enfrentamos a muchos momentos naturales y que de cierta forma son inherentes a la situación, por ejemplo, negación, ira, depresión y otras emociones que ya hemos hablado en otras oportunidades. Nos da miedo reconocer que podemos empezar a vivir de nuevo sin la presencia física de nuestros seres queridos, lo que nos lleva a la culpa; y al no conocer nuestro futuro ahora que nuestro ser querido no está, vivimos en ansiedad.

Pero todo lo anterior, no se compara con la posibilidad que cada uno de nosotros tiene en sus manos de hacer un proceso amoroso de aceptación y perdón. La rabia que te da con esa persona que se fue y los cuestionamientos “¿por qué te fuiste?”, “me abandonaste”, “¿Ahora quién me va a proteger y a cuidar?”, son parte del proceso, pero debes entender que nadie asumirá el trabajo por ti, que el arcángel Miguel por más protección que nos brinde, no vendrá a resolver tus deudas o a hacer tu trabajo.

No olvides que, así como disfrutas los momentos más felices de tu vida, también es necesario vivir y aceptar los momentos dolorosos y que no está mal sentir dolor, frustración o rabia. De la misma forma en que te permites reír, date la licencia de llorar en los malos momentos.

Si decides optar por el camino de la espiritualidad para sanar tu corazón, recuerda que un ser espiritual viene a la tierra a aprender lecciones y que dentro de esas lecciones está la perdida. Cuando nos acercamos a la espiritualidad aprendemos a ver la pérdida de otra manera, mas no podemos escudarnos en una sesión espiritual, para no asumir tu responsabilidad ante una situación de estas.

Conéctate con nosotros

Te invito a visitar mis redes sociales para mantenerte al día en información. Desde allí, podrás estar al tanto de todas mis actividades y el trabajo con el cielo que hago diariamente con tanto amor. ¡Te espero! 

Eventos del mes

Septiembre 2017
L M X J V S D
week 35 1 2 3
week 36 4 5 6 7 8 9 10
week 37 11 12 13 14 15 16 17
week 38 18 19 20 21 22 23 24
week 39 25 26 27 28 29 30